viernes, 15 de enero de 2010

DOCUMENTOS DEL BLOG FUNDAPATRIA - Comunicado Petrolero Nº 5 18/4/98

EL “HISTORICO” CONVENIO PETROLERO


1º El pasado 23 de marzo los máximos dirigentes de la política petrolera venezolana -Giusti y Arrieta- acompañados por sus asesores y máximos promotores de la privatización petrolera -Quirós Corradi y Calderón Berti- se sintieron compelidos a viajar a Arabia Saudita y negociar lo que llamaron un “Convenio Histórico entre países OPEP y no-OPEP”, a fin de intentar detener la violenta caída de los precios, que es consecuencia, primordialmente, de la POLITICA EXPANSIVA DE PDVSA Y DE SU CONSTANTE Y CRECIENTE VIOLACIÓN DE LA CUOTA CONSENSUALMENTE ACEPTADA POR VENEZUELA EN EL SENO DE LA OPEP. Este “Acuerdo Trascendental”, realizado fuera de la “anacrónica OPEP” (Erwin Arrieta, El Universal, 22.3.98), fue anunciado por Giusti y Arrieta con bombos y platillos, como el gran triunfo de la diplomacia petrolera venezolana.


2º En nuestro anterior Comunicado Petrolero del 28.3.98, publicado cuatro días después de conocerse ese “extraordinario acuerdo OPEP/no-OPEP”, Fundapatria señaló, con citas textuales, la GRAN CONTRADICCION existente entre todas las declaraciones de estos dirigentes petroleros hasta el 22 de marzo, y el acuerdo de restricción de la producción suscrito en Riad el 23 de mismo mes. Y que aunque pretendieran ocultarlo, el acuerdo le DABA NUEVA VIGENCIA AL SISTEMA DE CUOTAS DE LA OPEP, pues CONSTITUYE UNA REDUCCIÓN DE LA PRODUCCIÓN. La sola mención de un ACUERDO ENTRE EXPORTADORES reivindicaba la razón de ser de una organización como la OPEP, la cual, por cierto, fue la que ASUMIO EL 90% de las reducciones de ese “trascendental convenio” . Mentían pues los voceros oficiales cuando afirmaban que la OPEP no podía hacer nada, en vista de que los precios los determina “el mercado”, entendiendo por tal, sólo a los compradores y desconociendo lo que los analistas internacionales señalaron antes y después del acuerdo del 23 de marzo: la OPEP es la ÚNICA ORGANIZACIÓN DEL MERCADO a través de la cual los exportadores pueden concertar sus fuerzas y producir REALES MODIFICACIONES en las tendencias prevalecientes en un momento dado. (OIL-gasoline.com. Publicación On-Line, 22.3.98). Esta es una realidad, aunque a los dirigentes petroleros venezolanos no les guste.


3º ¿Qué ha ocurrido a partir de la fecha de conocerse el acuerdo? En los tres días subsiguientes (24.3.98/27.3.98) los precios de la cesta venezolana subieron de 12,22 a 13,32 dólares por barril: ¡un gran triunfo de la diplomacia petrolera venezolana! Pero a partir de entonces y hasta la fecha, los comenzaron a descender, tocando ln nivel de $ 11,60 y situándose en $ 12,50 por barril el pasado 16 de abril.


4º Repetimos que es un engaño más calificar el acuerdo como de “OPEP y de países no-OPEP”, pues la rebaja de México, es cuando menos inocua o simbólica (sólo 100.000 b/d dentro de un exceso de producción en el mercado de más de 2 millones b/d, exceso al cual Venezuela está aportando con sus violaciones más del 50% ), aparte de que existen posibilidades de que esa reducción mexicana sea simplemente producto de manipulaciones comerciales o contables, como ya señaló Fundapatria en su Comunicado nº 4. Ello, a pesar de las manifestaciones de colaboración intensa de los mandatarios de México y Venezuela (Acuerdo Bilateral de Cooperación Energética, de carácter “muy general”, como tuvieron la sinceridad de calificarlo) y de la declaración de la Cancillera mexicana Rosario Green, quien también calificó de “histórico” el acuerdo (Diario Abril del 14.4.98). En lo que respecta a Noruega, que es el único otro país importante exportador no-OPEP que se sumó al acuerdo (también por sólo 100.000 b/d), lo hizo aprovechando una política que había adoptado ese país varias semanas antes del acuerdo, como informa la publicación electrónica “Oil On Line” del 13.3.98, según la cual el gobierno noruego había anunciado la postergación de 12 proyectos de desarrollo de nuevos campos en el Mar del Norte por un año, como un paso para enfriar su recalentada economía. Es decir, que el recorte de producción de 100.000 barriles diarios llegó justo a tiempo cuando aplicaba una política macroeconómica que requería la disminución de la producción, por razones internas. En resumen pues, que HA SIDO LA OPEP, NUEVAMENTE, LA QUE HA ASUMIDO LA CARGA DEL RECORTE, PARA DETENER LA CAÍDA DE LOS PRECIOS. Pero, como se quiso dar un matiz ANTI-OPEP al acuerdo, y éste no fue suficiente para lograr una recuperación de los precios, tal iniciativa de la “diplomacia petrolera venezolana” ha resultado un fracaso. En efecto, la ya señalada evolución de los precios muestra que el recorte de producción acordado fue insuficiente, entre otras cosas porque se hizo, como lo sugieren las declaraciones de Giusti y Arrieta, para consagrar la anterior violación de las cuotas; y, por otra parte, porque buscaba que no se mencionara la palabra “cuota de producción petrolera”. Y nuevamente quisieron engañar al país presentando el acuerdo como un “triunfo”. Pero los hechos son tercos.


5º Y ahora, ante la evidencia del fracaso de sus políticas, cuando comienzan a sacarse las cuentas del déficit de ingresos petroleros y los graves problemas presupuestarios que ello generará como consecuencia de la caída de los precios (más de 2 billones de bolívares, según declaración televisada del Ministro Petkoff; o sea un 25% del Presupuesto Nacional), nuestros dirigentes petroleros, CULPABLES ANTE EL PAÍS DEL GRAN DAÑO que le ocasiona esas pérdidas billonarias, están tratando de seguir manipulando a la opinión pública, echando las culpas sobre otros. Así, de manera insólita, comienzan a filtrar informaciones, basadas en “fuentes oficiales”, según las cuales Arabia Saudita estaría ofreciendo descuentos adicionales en el mercado nortemericano; “descubren” ahora que la crisis del Japón es muy profunda; que los inventarios están repletos y que a pesar del inicio de la temporada de la gasolina, el mercado sigue sobresaturado y los precios de ese combustible alcanzarán niveles sumamente bajos; mencionan nuevamente el clima benigno del invierno pasado y a los especuladores (con lo cual atacan a su admirado “mercado” y olvidan que la especulación se lleva a cabo con precios hacia arriba o hacia abajo); etc.


6º En una declaración que constituye una intromisión inaceptable en los asuntos internos de Venezuela, la firma norteamericana Merril Lynch, uno de los bancos de inversión más grandes del mundo y ligada a casi todas las grandes operaciones de privatización, afirma que Luis Giusti debe ser candidato presidencial y cuenta con “LA MAYOR RESONANCIA EN EL MUNDO DE LAS FINANZAS Y ENTRE LOS INVERSIONISTAS GLOBALES” (El Nacional, 15.4.98). Como sabemos, Giusti es el promotor fundamental de la entrega por pedazos de nuestro máximo y muy lucrativo patrimonio -la industria petrolera- a los consorcios extranjeros, a través de la Apertura Petrolera. Nuestros lectores sacarán sus propias conclusiones, pero los invitamos a tener en cuenta también que los millones de dólares que como adelanto pagaron los consorcios petroleros en 1995 por los 8 bloques de nuestros mejores y muy conocidos yacimientos de crudos medianos y livianos, bajo el esquema de Ganancias Compartidas, y por los últimos 20 convenios operativos en 1996, se pierden con creces como consecuencia en gran parte de la sobreoferta petrolera venezolana que debilitaron los precios mundiales. Y, asimismo, que reflexionen sobre el hecho de que, si alguna vez llega a aplicarse correctamente la justicia en Venezuela, es probable que sean declaradas con lugar las demandas por inconstitucionalidad e ilegalidad del Acuerdo del Congreso que autorizó la contratación de los mencionados 8 bloques.


7º ¿Qué están buscando ahora nuestros dirigentes petroleros con su nuevo engaño a la opinión pública? ¿Apuntalar a la OPEP, como debería ser, para lo cual contarían con el apoyo de Fundapatria? ¿Ganar tiempo para seguir haciendo trampas a la OPEP y a Venezuela, a fin de cumplir con los convenios suscritos con los consorcios extranjeros y continuar sus designios privatizadores? Todo parece indicar que ésto último es lo que ellos quieren y están decididos a hacer, a pesar de que atenta flagrantemente contra los intereses nacionales.


Muchos venezolanos, desconocedores del tema petrolero, están desconcertados ante el DOBLE DISCURSO GUBERNAMENTAL, que propicia dos políticas petroleras contradictorias: una real, expansiva, a favor de los consorcios y de la privatización, y otra de aparente asociación con la OPEP, cuya misión fundamental consiste en la DEFENSA DE LA PARTICIPACIÓN DE SUS MIEMBROS EN CADA BARRIL PRODUCIDO, cuyos acuerdos irrespeta. Por ello ratificamos nuestra petición de que sean destituidos los máximos dirigentes petroleros, cuya renuncia ha sido pedida, entre otros, por el Gobernador del Estado Aragua. (El Universal, 16.4.98)





Publicar un comentario