martes, 23 de marzo de 2010

DOCUMENTOS DEL BLOG - ENTREVISTA EN "Sexto Poder"

“6° Poder”
Caracas, lunes 24 de marzo de 2008

“Lo que le debe PDVSA a Exxon Mobil es apenas una fracción de su capital”


El profesor universitario jubilado y ex director de PDVSA, Carlos Mendoza Pottellá, considera que la decisión de la Corte Británica es lógica, porque los argumentos de los abogados de PDVSA eran razonables y valederos. Por otra parte manifiesta que el arbitraje es una negociación donde nadie gana ni pierde, sino que se llega a una solución concertada entre las partes en disputa. Sin embargo considera que a pesar de los acuerdos entre PDVSA y Exxon Mobil esa negociación jamás podrá comportar que Exxon Mobil permanezca en Venezuela, porque al país no le conviene una empresa tramposa

“Existían medios para garantizar el pago sin necesidad de un tribunal y PDVSA jamás se ha negado a cumplir sus compromisos, porque eso está dis¬puesto por las leyes y en los propios convenios que se hicieron con ellos”


______________________________________________________________________


¿Cómo evalúa la situación entre PDVSA- Exxon Mobil y el fallo de la Corte Británica a favor de Estatal Petrolera?

Exxon Mobil acusa a Venezuela de mala fe, pero cada ladrón juzga por su condición. Ellos fueron los que actuaron de mala fe. Le plantearon al tribunal – Corte Británica- que PDVSA estaba en proceso crítico, que estaba desmoronán¬dose y que no podría pagar. Pero, ¿qué es lo que demuestra PDVSA ante el tribunal británico?, que lo que se le debe a ellos –Exxon Mobil-, que no pasa de dos mil millones de dólares y que no justificaba un congelamiento de12 mil millones de dólares, es apenas una fracción del capital total de PDVSA, que pasa por 100 mil millones de dólares. Es decir que PDVSA tiene 50 veces la capacidad de pagar esa cantidad de dinero. Lo peor de todo, no es esto, sino que tenemos activos conjuntos, por ejemplo la refinería de Chalmette, activo que está prácticamente congelado, porque ninguna de las dos firmas puede negociar sin autorización de la otra.


Existían medios para garantizar el pago sin necesidad de un tribunal y PDVSA jamás se ha negado a cumplir sus compromisos, porque eso está dispuesto por las leyes y en los propios convenios que se hicieron con ellos; independientemente de quienes hayan hecho esas leyes y que las hayan hecho en contra de la Nación.


Podrán ahora modificarlas mediante habilitantes, reforma constitucional, lo que sea, pero hasta ahora eso es lo que está vigente y el Estado tenía que honrar y eso fue lo que los abogados le fueron a decir a la Corte Británica. No es cierto que PDVSA esté negada a pagar, a aceptar una decisión arbitral, porque para eso fueron al arbitraje.


Se trata de 30 compañías que fueron obligadas a emigrar y de esas 30, 26 aproximadamente, aceptaron la emigración sin problemas, lo cual quiere decir que no había nada malo en la medida, más bien fue favorable, porque ahora son socios del país, cuando antes eran contratistas. Pero estos –Exxon Mobil- que son unos camaleones, unas águilas rapaces, querían ser socios mayoritarios y nada más.


Venezuela justipreció lo que tenía que pagarle a las trasnacionales, pero Exxon Mobil no lo aceptó, ellos aspiran el doble, pero aun ese doble no pasa de 2 mil millones de dólares. Por lo tanto allí se ve claramente que una demanda de congelación en 12 mil millones de dólares es un exabrupto, es una cosa que se hizo con mala intención política evidente, que nos produjo daños financieros en nuestras transacciones y bonos, pero que ahora están obligados a reparar por la decisión del tribunal, que en principio los condenó a pagar unos costos procesales de unos 385 mil dólares, pero además a reparar otras cuotas que se determinen.


Exxon Mobil quiso presentar a Venezuela como un país maula, que se negó a cancelar sus compromisos, un país que hace trampa en sus transacciones internacionales, cuando es todo lo contrario.


Hay otras trasnacionales que no estuvieron tampoco de acuerdo con la medida del gobierno venezolano, como son el caso de Total y Eni, quienes fueron al arbitraje y actualmente están recibiendo una compensación que fue pactada. Por su parte Conoco Phillips, están en plena negociación hasta obtener una compensación que considere justa. Este es una especie de juego de Póker, o de 31. Me planto en 29 o pido una nueva carta. Este es el arbitraje donde hay una negociación civilizada entre las partes.


Pero lo que si es trampa y coger piedra fue la demanda de congelar 12 mil millones de dólares de los activos de PDVSA, eso si es trampa y romper las reglas del juego. Estás en medio de un arbitraje y de repente acudes a un tribunal que no tiene nada que ver con eso, utilizando una estrategia imperial, de esas, de las que siempre ha abusado Exxon. Así como tumbaban gobiernos, presidentes y máximos representantes de otras compañías, decidieron no esperar a tribunales de arbitrales, porque consideran que eso son tonterías de muchachitos. Acudieron a un tribunal en Londres, que consideraban favorable a sus intereses. Lo que pasa, es que los argumentos de PDVSA eran incontestables y ellos no tenían argumentos reales.


Según Ramírez el fallo a favor de PDVSA es producto del manejo firme de la Estatal Petrolera, ¿usted comparte este argumento o hay aspectos dentro de la empresa que hay que modificar?

Una cosa no tiene que ver con la otra. Uno puede tener críticas. Pero eso no tiene ningún sentido de evaluarlo en este momento, porque de lo que se trata es de estar solidamente detrás de la defensa de Petróleos de Venezuela frente a Exxon Mobil. Uno puede tener diversas opiniones, mis críticas, pero en este momento, en este contexto y en esta discusión no tienen absolutamente nada que ver.


¿Considera que el arbitraje puede traerle consecuencias desfavorables al país?



El arbitraje es una evaluación contable, es una evaluación a punta de lápiz y contabilidad, activos fijos circulantes, derechos adquiridos, de evaluación de los activos que estaban en juego, ese tipo de cosas, cuanto aportaste tu, cual es el valor actual neto. En este caso el juez va a evaluar las argumentaciones de PDVSA y Exxon Mobil. Esto no tiene nada que ver con otros argumentos, porque el arbitraje es una negociación.


Ahora cuando se dice vamos a negociar antes de llegar al arbitraje, bueno eso puede ser, como es el caso de Conoco Phillips, que no quiere esperar la decisión del arbitraje, sino que quiere negociar directamente con PDVSA.


Si Exxon Mobil quiere negociar antes del arbitraje, eso es perfecto, pero esa negociación jamás podrá comportar que Exxon Mobil permanezca en Venezuela, porque, en eso estoy de acuerdo completamente con el Ministro Ramírez, a Venezuela no le conviene una compañía tramposa como Exxon Mobil, que es capaz de firmar un contrato contigo, de llegar a un acuerdo de arbitraje y luego salir con una demanda o con unas cañoneras o con unos misiles. Si actuó de mala fe la primera, de igual forma va a actuar, en la segunda, en la tercera y la quinta.


En este momento lo mejor es seguir negociando en presencia del árbitro, para que las decisiones se tomen de común acuerdo. Porque la decisión jamás será el arbitro y Exxon contra Venezuela. No. La decisión del tribunal arbitral tiene que estar convalidada por las dos partes y el árbitro, porque la idea del arbitraje es que las dos partes lleguen a un acuerdo. No es condenar, sino que se llegue a un término medio entre las partes.


Esta es una de las cosas locas que se han dicho en estos días, que Venezuela puede ser condenada en el tribunal arbitral, pero ¿cómo que condenada?. Todas estas son falacias, para poner a la gente a pensar mal, de que las cosas no se están haciendo bien, nada de eso es cierto, esas son meras especulaciones. Venezuela nunca se ha negado a ir al arbitraje.

El que diga eso no sabe que es un arbitraje. Porque un arbitraje no es un juicio, donde Venezuela va a quedar condenada o va a ganar. Un arbitraje es lo que hace exactamente en un juego de fútbol un árbitro, que es evaluar que se respeten las reglas del juego.



Publicar un comentario