lunes, 20 de septiembre de 2010

Jornadas de Economía Política en el BCV

26/02/2010: Reservas de la Faja del Orinoco nos plantean retos políticos y económicos complejos
 

Carlos Mendoza Potellá (Venezuela) en
  Jornadas de Economía Política
Reservas de la Faja del Orinoco nos plantean
retos políticos y económicos complejos
"En un mercado donde la brecha entre la oferta y la demanda se hace cada día más estrecha, en condiciones de agotamiento de las reservas convencionales de crudos livianos y de bajo contenido de azufre, las expectativas de los precios del petróleo prefiguran un panorama de ingresos crecientes para los países bajo cuyo suelo quedan aún reservas remanentes de los hasta ahora considerados crudos ´marginales´, extrapesados, bituminosos, ácidos, de aguas profundas y polares".
Así lo estimó el  economista y analista petrolero Carlos Mendoza Potellá en su ponencia "Situación actual y perspectivas del mercado petrolero mundial. Repercusiones para Venezuela. Coyuntura y Bases Estructurales de las Expectativas", dictada este jueves en las Jornadas Permanentes de Economía Política Latinoamericana, que se celebran hasta mañana viernes en la sede del Banco Central de Venezuela, en Caracas.
Mendoza Potellá explicó a docentes, estudiantes, investigadores e integrantes de consejos comunales y líderes agrarios asistentes al encuentro que nuestro país, con su Faja del Orinoco, es una de esas naciones con inmensas reservas probadas de crudo, lo que nos plantea un conjunto de retos políticos y económicos de gran complejidad. "Se trata de resolver el nudo gordiano del efecto Venezuela y evitar la repetición del lamentable desempeño que durante casi 100 años hemos tenido como país exportador neto y beneficiario de una inmensa renta".
Afirmó que estos retos sólo podrán ser afrontados con un concierto de políticas económicas y sociales que sean aplicadas con severidad, asumiendo la gran complejidad de un problema no resuelto durante tantas décadas. "Todo ello comporta el trazado de líneas estratégicas claras, tanto en lo particular para la industria petrolera en sí misma, en cuanto a metas de inversión y producción ajustadas a los intereses y requerimientos nacionales; como en general, para la dirigencia nacional, en cuanto a la ejecución de una política macroeconómica que garantice la adecuada disposición de los ingresos que se generen, encaminada hacia el hasta ahora inasible logro de sembrar el petróleo".
Publicar un comentario