sábado, 24 de diciembre de 2011

PETROLEO VENEZOLANO EN CIFRAS

PETROLEO  VENEZOLANO EN CIFRAS
Y GRÁFICAS

Una colección de datos oficiales, nacionales e internacionales para el estudio y la reflexión 























Inserto a partir de aquí una muestra de la 
planificación petrolera de "pajaritos preñados": 
metas imposibles de cumplir que se repiten año tras año con contumacia desde el 2005 hasta el 2016































































miércoles, 14 de diciembre de 2011

A propósito de las Jornadas Petroleras de la Escuela de Sociología de la UCV

Retomando una vieja discusión no resuelta

El pasado 6 de diciembre me correspondió participar en las Jornadas Petroleras de la Escuela de Sociología de la UCV. Al agradecer la invitación me referí a las palabras introductorias de los organizadores del evento, en las cuales hacían aclaratorias sobre el por qué una Escuela de Sociología promueve unas jornadas petroleras. Y precisamente me referí a ese chantaje al que nos somete la mitología tecnocrática que limita los temas petroleros a los círculos de supuestos "expertos" y desdibujan los aspectos socioeconómicos.


En particular, me referí a mi alma mater particular, la Escuela de Economía de la UCV, que desde 1989, en medio del huracán neoliberal promovido por el "consenso de Washington" eliminó de su pensum de estudios la materia Economía y Política Petrolera y Minera, tal como lo hicieran, simultáneamente, todas las escuelas economía del país. Destaqué entonces que hace 23 años los economistas venezolanos, son víctimas de esa promoción de la ignorancia en una materia que es vital para comprender la economía venezolana.


En ese sentido hablé de una deuda histórica, de las universidades nacionales con los estudios de economía, legislación y sociología petroleras.


Lamentablemente, eso fue titulado en un diario como "La UCV tiene una deuda histórica con el país" incorporándome sin mi consentimiento en un debate de extremos a los cuales soy ajeno.


Por todo lo anterior, para poner en el justo contexto mis palabras en las Jornadas de la Escuela de Sociología, creo pertinente traer a colación mi agónica apelación ante el Consejo de la Escuela de Economía de la UCV, en octubre de 1987, la cual fue descartada, sin más, por haber sido presentada "fuera del lapso establecido para ello", tal como esgrimiera en ese Consejo, cual Tribunal Supremo, una destacada integrante del mismo.

 
Caracas, 26 de octubre de 1987


Profesor
Andrés Santeliz
y demás miembros del Consejo de Escuela,
Escuela de Economía

Tengo el gusto de consignar ante Ustedes mi opinión sobre ciertos aspectos del proceso de modificación del Plan de Estudios que se viene adelantando en nuestra Escuela.

Espero que reciban esta opinión como un aporte al éxito de un proceso que Uds. tienen el mérito de haber revivido después de tantos aplazamientos. Agradeciendo de antemano la consideración que se dignen prestar a la presente, me suscribo de Uds.,

Atentamente,

Profesor Carlos Mendoza Pottellá


EN TORNO AL PROCESO DE DISCUSIÓN
DEL NUEVO PLAN DE ESTUDIOS
DE LA ESCUELA DE ECONOMÍA DE LA UCV



En muchos aspectos es encomiable la actividad que han venido desarrollando los miembros de la Comisión de Revisión del Plan de Estudios. El proyecto presentado a la consideración del colectivo
de la Escuela se orienta hacia el logro de objetivos de consensual aceptación: profundización de la formación teórica y mejor dominio del instrumental cuantitativo específico.

Tales objetivos hacen obvia la necesidad de sacrificar asignaturas sectoriales, consideradas como de pre-especialización en el pensum vigente. Sin embargo, en la ejecución de un propósito que a todos nos anima, se han cometido, a mi manera de ver, excesos que no dejan de tener cierto sesgo ideológico, lógica y legítimamente vinculado a las concepciones particulares de los proyectistas.

Así, nos encontramos que de un pensum fincado en la aprehensión de los rasgos estructurales de la realidad circundante, pero con una insuficiente dedicación al estudio de los fundamentos teóricos del análisis, pasaremos, en una típica reacción pendular, a otro en el cual, si bien se abre cauce a la formación teórica básica, se desdibuja y minimiza la importancia de las características específicas de nuestra realidad nacional, latinoamericana y tercermundista, desapareciendo en la práctica como problema teórico.

De hecho, yendo más allá del proyecto, por lo que se trasluce de las alternativas de la discusión en sí misma, temas como subdesarrollo y dependencia se han convertido en anatema, sinónimos de atraso teórico, de persistencia en esquemas envejecidos y resistencia a la modernidad. Sinceramente, y a riesgo de que se me ubique den las filas de los atrasados, considero que, mal que les pese a nuestros “modernistas”, la realidad es terca y se resiste a la aplicación de fórmulas importadas, ajenas a su contexto histórico y político. Pruebas de ello las encontramos diariamente en el reiterado fracaso de las políticas económicas de distinto signo que emprenden los modernos y muy calificados equipos económicos oficiales.

Considerar al subdesarrollo y a la dependencia como temas obsoletos a la hora de estudiar los problemas reales y teóricos de nuestra economía equivale a que nuestros galenos, en nombre de los transplantes cardíacos, el SIDA y la bio-tecnología, abandonen el estudio de la medicina tropical, de la leishmaniasis, el mal de Chagas, la gastroenteritis y la sarna. Desde luego que no son enfermedades elegantes ni de obligatoria discusión en los foros médicos internacionales, pero… son “nuestras” enfermedades. Por más que nos gusten las cuatro estaciones, con todo y Vivaldi, no podemos dejar de lado el hecho incontrastable de que nosotros solo podemos tener una temporada seca y otra lluviosa.

Todo lo anterior se relaciona con el tratamiento que en el proyecto se le da al análisis de nuestra realidad y especificidad, a todo aquello que nos diferencia y nos hace un caso difícil, sino imposible de tratar, cuando se usa, sin ninguna adaptación, el instrumental teórico puro y aséptico que nos viene de las mecas académicas contemporáneas. Lo he traído a colación de manera particular para discutir la exclusión de la asignatura Economía y Política Petrolera y Minera del nuevo Plan de Estudios.

Nuestros proyectistas sostienen que si los miembros de la mencionada Cátedra quieren “defender” la pertinencia y necesidad de esa materia dentro de los estudios de economía en Venezuela, “deben demostrar” ante quienes tienen, al parecer, el poder de incluir o excluir materias, las razones por las cuales consideran que la economía petrolera tiene rango y especificidad suficientes para ser tomada en cuenta como  una materia separada y no como un tema dentro de la proyectada asignatura “Problemas económicos de Venezuela”.

Debo decir, en primer lugar, que el problema en discusión es de una entidad teórica tal, que no puede limitarse a la defensa de una parcela de intereses académicos y en ningún caso, depender de que una Cátedra asista o no a las reuniones, defienda o no su “comedero”. Ello equivale a reducir el debate a una infinita subalternidad y remitirlo a los envilecidos canales “democráticos”: aprobado por mayoría, como en cualquier colegio electoral, con todo y votos cuadrados.

En segundo lugar, fuera de hacer mención al carácter petrolero de nuestra sociedad en su conjunto, condición que algunos quieren olvidar y otros tapar con un solo dedo, me niego definitivamente a hacer tal demostración, simplemente porque considero que de nada vale la más elocuente de las exposiciones ante quienes tienen tal capacidad para cerrar ojos y oídos ante la aplastante realidad cotidiana.

CMP/26/10/87


En una anterior entrada de este blog hice referencia a otra oportunidad en la cual retomé mi condena a la eliminación de la materia petrolera. Para entonces, en 1996,  me tocó constatar las consecuencias de esta promoción de la ignorancia petrolera. A mediados de ese año, en plena euforia aperturista y neoliberal, me topé con la inconciencia estudiantil que programaba foros para discutir la mejor manera de privatizar a PDVSA.

En el siguiente enlace se encontrará la entrada titulada 

¿Economía y Política Petrolera en la Escuela de Economía de la UCV? ¿Para qué?

http://petroleovenezolano.blogspot.com/2010/07/ecomia-y-politica-petrolera-en-la.html